Son aquellos que interactúan con las marcas en el mundo digital, usan asistentes de voz, leen foros, dejan opiniones, utilizan herramientas on-line en su día a día y la mayor parte de lo que compran lo hacen también por internet. Te damos 5 razones para apostar por los clientes conectados.

Vivimos en un mundo en el que las expectativas de los consumidores cambian continuamente. Para los negocios es difícil fidelizar a los clientes y ése debería ser uno de los principales objetivos de las empresas que operan on-line. El cliente conectado es un consumidor formado, sabe lo que compra y a quién. Sin embargo, gasta e invierte más que los no conectados, por lo tanto, hay que poner el foco en ellos, incluso por parte de aquellas compañías que operan de offline.

Los clientes conectados representan un gran porcentaje de la población. Con respecto a sus hábitos, pasan mucho tiempo delante de una pantalla, y el móvil es su canal favorito para navegar por internet.

A continuación, te contamos por qué apostar por ellos.

Costes más bajos

La interacción entre las empresas y los clientes conectados es más eficiente y económica. Muchas de las herramientas on-line de las que disponen las empresas digitales son gratuitas o a muy bajo coste. Por lo tanto, si puedes crear una marca fuerte con ventas online será mucho mejor y tendrá menos costes que una tienda física.

Si bien en la tienda física es muy fácil brindar una atención personalizada, en una tienda on-line es más complejo. El cliente digital es muy concienzudo, y además, tiene mucho poder de influencia. Una opinión positiva puede hacer bien, pero una negativa puede ser nefasta. Por lo tanto, hay que centrar la atención en la experiencia de compra, pues se da por sentado que tengas una buena web con carrito de compra, con catálogo, con imágenes de calidad y una buena gestión de redes sociales.

Optimiza la experiencia de compra

De las 5 razones para apostar por los clientes conectados, ésta es la más importante. Para optimizar la experiencia de compra nos basamos en las huellas digitales que los clientes van dejando en todo momento. Sin embargo, necesitamos herramientas estadísticas que las recojan, y a partir de esa información la interpretamos y evaluamos. Esas herramientas estarán presentes en todo el proceso de compra o interacción en nuestra web, por lo que el desarrollo y el diseño del sitio web debe ser atractivo y fiable, con un flujo de comunicación abierto con los clientes potenciales. A los clientes conectados no les importa dar información siempre que cumplamos con la política de protección de datos y de privacidad. Si como empresa, podemos brindar algo más, como bonos descuentos o algún plus, mucho mejor.

Son los propios clientes los que pueden decirnos dónde deberíamos vender, cómo y cuándo. Finalmente, la información recabada nos permitirá conocer posibles problemas o bloqueos, y nos proporcionará un mapa de ruta para introducir nuevos productos o experiencias.

Gastan más

Los clientes que compran a través del móvil gastan más que los que entran a través del ordenador, y mucho más que aquellos que no son clientes conectados. Son más abiertos a comprar productos personalizados,  servicios premium o añadir artículos relacionados a sus carros. De hecho, el 80% de los conectados aseguran que pagarían más por una buena experiencia de compra, por lo que hay que optar por una experiencia de compra simple, intuitiva y con recompensa. Las cosas simples hacen disfrutar, el disfrute conlleva a la interacción y la interacción trae beneficios.

Fidelízalos

Un cliente contento y leal va a hacer más por tu marca que cualquier otro. El cliente conectado es muy dado a recomendar, y las recomendaciones es la forma más fiable de confiar en una marca, producto o servicio. La lealtad hoy día es uno de los grandes fuertes de un negocio.

Los clientes conectados son más difíciles de fidelizar. Esa lealtad hay que ganársela con una buena experiencia de compra. Una vez que lo hemos conseguido, volverán, van a continuar esa relación con la marca,  y lo que es mejor, cada vez que vuelven confían más y gastan más dinero.

Abrir chat